Planeta Educarex

planeta_educarex
mapa_tic
 
 

Acceso

Atención diversidad

plan_marco_ad

 

Plan Marco de atención a la diversidad en Extremadura 2011

Buscar en la web

Webs de Interés

CEIP Donoso Cortés
(Valle de la Serena)
CEIP Mª Inmaculada
(Cabeza La Vaca)
CEIP  Tena Artigas (Castuera)
El Postigo Escolar
CEIP Ntra Sra de Guadalupe
(Higuera la Real)
posigo
CEIP Virgen de Guadalupe
(Quintana de la Serena)
GUARDERIA

¿Quén está en línea?

Hay 72 invitados y ningún miembro en línea

Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más. Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.
SISIFOSe supone que la lectura debería ser una actividad placentera, una fuente de satisfacción, pero en determinados casos leer se puede llegar a convertir en una lucha contra la palabra escrita, como ocurre con las personas que tienen dislexia. En ocasiones tratar de resolverla puede llegar a ser una tarea frustrante y casi imposible, pero otras veces se supera, convertiéndose el problema en una auténtica conquista personal. De hecho, algunos disléxicos no solo han conseguido sobreponerse a esta dificultad sino que han terminado convirtiéndose en escritores de renombre, demostrando lo lejos que puede llegar el ser humano cuando se lo propone. Si bien es cierto que se ha hecho un esfuerzo considerable por encontrar formas de facilitar el proceso de lectura a los disléxicos, desgraciadamente todavía hay quienes no le dan la suficiente importancia a este mal que afecta como mínimo a una población de entre el 5% y el 10% y los que lo padecen son a menudo mal entendidos, marginados y tratados injustamente. Al fin y al cabo, para alguien que no tiene problemas con la lectura es tremendamente difícil ponerse en la piel de un disléxico e imaginarse cómo percibe este la palabra escrita.
 
   Partiendo de la idea de que las personas que padecen dislexia son «capaces de pensar en formas en que otras no lo son», el diseñador ‒y disléxico‒ Sam Barclay ha intentando estrechar esa brecha elaborando un libro que permite a cualquier persona tener una experiencia visual de lo que realmente implica tener dislexia. El resultado ha sido una maravillosa y elegante joya tipográfica en la que las letras que conforman los textos juegan todo tipo de malas pasadas a la vista, desapareciendo o intercambiándose de lugar de forma aleatoria. Fascinante y frustrante a partes iguales. Junto a los textos en clave disléxica aparecen pequeños párrafos que amplían la información y aclaran esa confusión que muchas personas sienten a diario al enfrentarse a un texto escrito.
Para seguir leyendo, PINCHA AQUÍ
 
Consejería de Educación y Empelo - JUNTA DE EXTREMADURA
Soporte Centros